lunes, 17 de noviembre de 2008
Luego hay veces que duele tanto, así tanto... cañon... no, más que eso, A LO MAMON...

...que hasta dan ganas de vomitar.


Sí, estoy a punto de vomitar, duele a madres.


Bueno, seré sincero, es la primera vez que me pasa así, la cabeza da vueltas, el estomago se siente feria, arribita como que los pulmones tienen mucho trabajo, enmedio como que se siente hueco, los ojos como que quieren nadar.


Los dedos de mis pies estan helados, mis orejas estan hirviendo.

Bien me vendría un buen trago de tequila, ese que tanto daño ya me hace.






Ése que me ayudaría a no estar sólo.




Quisiera estar borracho, para que solo fuera un malviaje copéro.






---











Voy a prepararme una sopa fría... sí, con esa receta.
¿Gustas?

1 comentarios:

la escondida mentirosa debajo de la mesa dijo...

yo si, gusto gusto y re gusto, menos a èl... creo