sábado, 1 de noviembre de 2008
¡Chingao! Por eso uno termina borracho.

Sí, también ustedes, mucho caché, mucho estilo, pero a la hora de la hora todos podemos cojear del mismo lado.

Pinche amor... no'más porque tú me das las alas que ofrece el red bull, si no, te mandaba bien lejos.

2 comentarios:

karliux dijo...

jajajajajajaja me encanto lo de las alas del red bull jajaja y eso del vino ya lo conozco, pero una copita no se le desprecia a nadie jajajâ :P buen fin de semana !!

annie dijo...

Una vez tomé red bull y parecía drogada...
dicen...

saludos