lunes, 19 de enero de 2009
-Señito ¿le lavo el coche?
*o le lamo el buche*

-¿Cuánto cobras?

*usté' no'más déjeme venir, digo, déjese venir, osea, bueno, los dos*
-esteeee de'a 25 pesitos

-¿Y le pone Almorol a las llantas?

*yo le armo lo que quiera mientras me apaño de sus nalgas*
-¡Claro mi jefa!

-Bueno, aquí tienes la llave.

-Ora pues
*Lástima, estaba rebuena la doña, pero jála más la nave,
ora que... podría pedirle recompensa.
Ni modo, ¿pa'qué se apendeja?*


-Oficial, acabo de ver que ese muchacho trae una persona amarrada en la cajuela y yo creo que se robó el coche.
*Si siempre fuera así de fácil el trabajo*

5 comentarios:

CállateTú dijo...

Jajaja, querido, te empeñas en hacerme reir cuando sabes que me duele en el alma esbozar una sonrisa en mi estado :)

Visita lareinadelpaisdeloshongos.blogspot.com es el bló de la má :P

Palm dijo...

jajjaja lovely!!!

Palm dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Palm dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Isabela dijo...

ja ja ja esta ves tu fuiste el culpable de que mi tarde terminara de diez jajajaja
que te pasa? de donde sacaste tanta exquisita guarres?
muy divertido, muy divertido en verdad, wenas noches...
muack